1. Inicio
  2. Familia
  3. Mascarillas de tela, ¿realmente sirven?

Mascarillas de tela, ¿realmente sirven?

mascarillas-de-tela-realmente-sirven

Antecedentes

Desde que se propagó el COVID-19 en el mundo, el uso de mascarillas ha sido una de las medidas recomendadas tanto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como por las autoridades sanitarias locales.

Las mascarillas de tela han sido las más utilizadas por la población, debido a su fácil accesibilidad, comodidad y posibilidad de reutilización. Pero ¿qué tan eficientes son?

Para responder a esta pregunta es importante mencionar que aún no existen investigaciones sólidas que den cuenta de la eficacia de las mascarillas de tela. Sin embargo, se estima que sus resultados en la prevención del contagio del COVID-19 serían de bajos a limitados, dependiendo además de la calidad del material textil de fabricación, manual de uso, etc.

Función de las mascarillas de tela

El uso de mascarillas de tela tendría como finalidad evitar la transmisión del virus desde un paciente con COVID-19 o con síntomas al resto de la población. No obstante, y como se ha indicado anteriormente, la eficacia de esta medida no está comprobada y sería más bien limitada. Situación que se contrapone con en el caso de mascarillas filtrantes como la kn95.

Por su parte, las mascarillas filtrantes homologadas como la kn95 son las más efectivas a la hora de limitar el contagio del virus COVID-19 dado que filtrarían al menos el 95% de las gotículas respiratorias.

Conoce aquí detalles de la mascarilla N95 homologada por CESMEC Chile y con capacidad de filtración de 95%.

Por otro lado, es importante destacar que la procedencia de las mascarillas de tela es un factor determinante a la hora de prevenir el contagio del COVID-19. Esto dado que se ha masificado la comercialización de mascarillas de tela caseras, cuya fabricación y material textil es desconocida.

Se sugiere reemplazarlas por mascarillas filtrantes certificadas como la mascarilla N95 homologada por CESMEC Chile, cuya capacidad de filtración es de 95%.

Hay publicaciones y recomendaciones del Minsal que sugieren las mascarillas de tela. Por lo tanto, no es razonable oponerse de forma tajante.

El tema va por la forma de uso.  Porque una mascarilla de tela sí puede filtrar el virus en condiciones ideales. Nueva, recién puesta y que ocluya bien.  La diferencia radica en el tiempo que una persona lleva puesta la misma mascarilla, que podría ser incluso de varios días. Nadie lo sabe con certeza, pero lo mas probable viendo la gente en la calle es que su mascarilla no se haya lavado o recambiado en el periodo de 4 horas.   No existe ninguna seguridad, para el que quiere protegerse de ser contagiado, que quien tiene al frente cumpla o esté cumpliendo las normas de uso de una mascarilla de tela.

De ahí que lo único seguro es la autoprotección sea usando correctamente un tapabocas o en el caso ideal llevando una KN95.  

Una KN95 si no es usada correctamente pierde también sus cualidades filtrantes.

Después de todo el mensaje va por el uso correcto y responsable de sus elementos de protección personal. 

Todo EPP nuevo cumpliría el rol que le corresponde.  Pero si las volvemos a evaluar después de horas o días de uso continuo se verá la pérdida progresiva de sus cualidades filtrantes.

Entrada anterior
Cuidado de niños y niñas en tiempos de COVID-19
Entrada siguiente
Comparación entre mascarillas del mercado
Menú
error: Contenido Protegido